“RESUCITÓ”: MARCA DE LIBERTAD FRENTE A LA DICTADURA DE LA MUERTE. (LGTBetc,11)

No podía terminar la reflexión sobre LA PASIÓN Y MUERTE SEGÚN LA DICTADURA DE GÉNERO, sin hacerla también sobre la Resurrección, la Victoria de la Vida, de Quien es la Vida verdadera, vista también según esta singular batalla que hoy se libra en España y en el mundo entero. Una batalla por la libertad y la dignidad de la familia, célula básica de la humanidad.

Y ese resurgir en la vida y en la libertad la podríamos visibilizar en la que libra HazteOir frente a los totalitarismos de colectivos anti-familia, la cultura de la muerte -de donde nunca saldrá la vida sino todo lo contrario- y los nuevos faraones -los que dictan e imponen su voluntad a todo el pueblo-

fotoVictoriaBus

Esa batalla de la que hablo es la de Moisés contra Faraón, la de David contra Goliat, de Judit contra Holofernes… Batallas desiguales pero en las que algo sobrenatural ocurre. Como ocurrió en el sepulcro cerrado que había en aquél huerto cercano a las murallas de Jerusalén y a la colina Gólgota. En la mañana de aquél domingo, en la tumba donde habían puesto el cuerpo de Uno que iba a cambiar para siempre la historia. El más libre de la Historia.

La Pascua cristiana en una marca de Libertad frente a la muerte. Hoy existen marcas, signos, personalizaciones, para todo. La de Hazteoír, como la del Domingo de Resurrección, es una marca sinónimo de libertad. De lucha por unos principios de dignidad del ser humano. Y así lo viene demostrando en más de 15 años de actividad defendiendo esos principios no negociables.

Un ejemplo: la Marcha Por la Libertad de hace unas semanas, la satisfacción de haber hecho lo que debíamos hacer, el deber cumplido. Un signo en medio de la sociedad. (Aquí el mejor análisis de esa manifestación, por Alfonso Basallo).

Pero es que después de todo lo vivido en esta Cuaresma, que hemos ido analizando, de todos los ataques por el Bus de la Libertad, amenazas de muerte, ataques informáticos criminales, etc. no tenemos por menos que decir: ¡hemos resucitado! ¡Aquí estamos de nuevo!

Mirad las caras de las fotos: jóvenes alegres ante los energúmenos podemitas y feminazis, amigos con ánimo de volver a actuar, haciendo el signo de la Victoria, el rostro sereno de Ignacio Arsuaga, indestructible, inasequible al desánimo. Poniendo la cara como pedernal. Poniendo su vida para la libertad.

HazteOir somos todos. Porque todos queremos conquistar esa libertad gloriosa y luminosa de la primavera sevillana, (vuelta a atacar por los demonios en La Madrugá), allí junto al Guadalquivir, junto a la Torre del Oro, desde donde partían los barcos para liberar y evangelizar a todo un continente. Allí mismo. Donde no pudieron terminar con el Bus de la Libertad, que representa todos nuestros principios. Los mismos que exportamos a un Nuevo Mundo. 

Sí, la libertad de la Pascua y el aire fresco de la primavera. Precisamente, esta era la felicitación pascual de Ignacio Arsuaga a todos sus amigos de HO:

Hoy nos sobran razones para la alegría. ¡Porque Cristo ha resucitado!

Mañana volverán las preocupaciones, las tensiones, los conflictos, los momentos difíciles. Volveremos a pensar que estamos lejos del objetivo.

¡Pero Cristo ha resucitado! Y eso lo cambia todo.

Porque mañana, como hoy, también estará a nuestro lado la fuente de nuestra confianza y nuestra esperanza: ¡ha resucitado!

Que la luz de la Pascua ilumine tu camino.

Pues eso. Que las tinieblas del miedo y la desesperanza desaparezcan ya. Hay una Luz que ilumina nuestro camino. Volvemos a dar la batalla.

Y muy pronto. Como el Resucitado.

VCR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s