Ser Provida: LA VERDAD (del aborto) DUELE

-¡¡LA VERDAD!! ¡¡DIGA USTED LA VERDAD!!- decía con convicción, a un dirigente de la Liga Profesional de Fútbol americano, el médico que descubrió una enfermedad mortal presente en muchos jugadores. Morían (está basado en una historia real), debido a las embestidas que éstos sufrían en la cabeza a lo largo de toda su vida.

La verdad duele es una película como hacía tiempo no veía, una de las que se recuerdan toda la vida e influye en ella decisivamente. Una película que retrata la gran batalla de nuestro tiempo: quienes defienden la verdad y trabajan por ella -un pequeño grupo- frente a los que no la conocen o conociéndola les conviene obviarla e incluso aquellos que trabajan por eclipsarla -la gran mayoría-.

Y sobre todo, retrata la persecuión, el sufrimiento y la batalla interna y externa de quienes se han comprometido a defenderla con su vida, pase lo que pasara, caiga quien cayere.

1

He tenido la bendición de ir a ver con mi esposa este fin de semana, esta maravillosa película que narra la historia del Dr. Bennet Omalu, protagonizado magistralmente por Will Smith.

Omalu es un doctor neuropatólogo forense, nigeriano, que vive en Pittsburgh, y hace su trabajo con dedicación y mucha profesionalidad.  Y he aquí que descubre, gracias a esa intuición que tiene por vivir su vocación apasionadamente, que un conocido jugador americano, muerto en extrañas circunstancias, padece una misteriosa enfermedad que le lleva al suicidio.

Descubre que esta enfermedad está provocada por las conmociones cerebrales provocadas por fuertes golpes en la cabeza, los continuos choques y embestidas que en ese deporte se dan en el terreno de juego. Y esto durante años y años. Aparece después, una vez jubilados, a una edad madura. Esa enfermedad es fuente de conflictos familiares, violencia y perturbaciones, hasta llegar al suicidio en muchos de ellos.

Pero sacar a la luz ese descubrimiento alarma a todo un imperio, el de la Liga Profesional de Fútbol, que hace todo lo posible por callarlo.

No voy a contar nada más. Pues invito a todos los mosqueteros a verla. Es una preciosidad. El guión es muy bueno. Para reflexionar muchas de las frases y degustarlas, sobre todo las pronunciadas por su mujer (aparece en su vida providencialmente, dando un respetuoso y necesario toque de espiritualidad católica a la película, sin ser ni mucho menos una película religiosa). Este papel lo realiza formidablemente

La fotografía, estupenda. Y el ritmo de la película se mantiene muy bien.

Y lo que es más importante: me he visto reflejado en ella, confortado y animado por ella.

Los que hemos dado, o intentamos darlo, un paso al frente en la defensa de la vida y la libertad, de la verdad, como lo dio el Dr. Bennet Omalu, encontraremos narrado en esta película toda la historia de incomprensiones, de luchas, de miedos, de decisiones arriesgadas, de sufrimientos… que nos suelen acompañar.

Vi en la pantalla el mundo hipócrita del abortismo, de la industria canalla de la muerte, que nunca habla de algo que sabe de sobra: asesinan a un ser humano y acaban también con la vida de la madre.

Nunca dicen nada del síndrome post-aborto. Nunca mencionan que la madre queda desecha, pues no ha dejado de ser madre, sino que ha dejado a su hijo en una bandeja, hecho pedazos, o abrasado por solución salina o… No quiero seguir nombrando los métodos de los Señores del aborto para acabar con los no-nacidos. Aquí los tenéis, narrados por Nicolás de Cárdenas, en un artículo tremendo: “aspirar, cortar, rascar, envenenar. El catálogo de la muerte de un abortorio es extenso…” .

No. De eso no se habla.

Pero es que además, este buen médico, sufrió un acoso y persecución más allá de lo soportable: llamadas telefónicas, amenazas de muerte, investigación, “invitación” a cambiar de trabajo (por parte de las autoridades) … ¿nos suena de algo todo esto? Precisamente hoy Elentir, nuestro bloguero de referencia, reflexiona sobre el acoso… Y en estos días hemos conocido el caso de la prisión del líder provida mejicano, investigado a todas luces de forma acosadora.

Pero también la película nos cuenta que la perseverancia vence, que la defensa de las convicciones, con fuerza y trabajo, obtiene resultados y consideración.

Por tanto, sigo diciendo, y lo haré siempre, a los magnates del aborto, subvencionados millonariamente por el poder… Y a los poderosos gobernantes que los mantienen (aquí una campaña de petición a Susana Díaz, presidenta andaluza, para que ese dinero lo destine a las madres)…   Con toda mi fuerza, caiga quien caiga, pase lo que pase… ¡¡LA VERDAD!! ¡¡DIGA USTED LA VERDAD!!

@petrusquinta

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Ser Provida: LA VERDAD (del aborto) DUELE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s