ENCUENTRO Y DESENCUENTRO

Como la noche y el día, entre estas dos fotos hay una diferencia radical.

Hombres de talla inmensa a un lado, mequetrefes irresponsables a otro. El desprendimiento y la humildad para alcanzar el bien común, en una foto. La soberbia y el insulto personificados en la otra. La pureza en la mirada y el abrazo fraterno en una. El egoísmo personal y la mirada mezquina y navajera, en otra.

Encuentros

Por el abrazo, pasados mil años, entre el obispo de Roma y el patriarca ortodoxo de Moscú, vendrá el acercamiento, la comprensión, el diálogo, el servicio al pueblo de Dios, los objetivos mutuos…

Por el gesto osco de Rajoy y Sánchez, vendrá la ruina  -aún más- de España. Tanto económica como social, pues se consumará un acuerdo de izquierda, ultra-izquierda e independentistas para el gobernar nuestra patria.

En un lado nos encontramos a dos líderes que han sabido y procurado el encuentro y el diálogo para un fin mayor. En el otro vemos a dos peudo-líderes que no han sabido gestionar su representatividad, su responsabilidad histórica, su deber inexcusable en favor del bien deseable.

En una imagen está representada la pureza de intención, el corazón consagrado a Dios tanto de Francisco como de Kyril. En la otra, el desdén y la revancha al no saber estrecharse la mano públicamente, el uno por pretender venganza de los insultos recibidos en el debate televisivo, y el otro por haber creado el clima favorable para ese desencuentro.

Francisco es un santo, coherente con sus gestos y su vida (al patriarca no lo conozco tanto, aunque tampoco dudo de su santidad). Rajoy y Sánchez son dos inconsecuentes políticos. En el caso del primero, por haber tenido responsabilidad de gobierno, es casi mayor su “delito”: ha traicionado la palabra dada y ha despeñado a la derecha política y social española por un barranco que ahora le será difícil de volver a subir.

En los dos casos lo que hacen estos líderes tiene repercusiones para todos. Para la Iglesia los primeros. Para el pueblo español los segundos. Pero para la Iglesia traerá sin duda buenas consecuencias con el gesto de los mandatarios religiosos, y para España y los españoles, el desencuentro entre los dos líderes mayoritarios traerá pobreza, crisis, falta de libertades, paro, falta de poder adquisitivo, etc.

Una alianza de izquierdas, con un desmesurado gasto público, con subida de impuestos (más aún que los que ha subido el Presidente en funciones), con invención de nuevos derechos caprichosos, para contentar a éste o aquél lobby… Y por supuesto, consagrando la ruptura de la nación con un referéndum de autodeterminación ilegal (un golpe de Estado)… Todo eso acarreará más desigualdad y más rebaja moral de España.

El PP ha ido cediendo ante las tesis de la izquierda hasta tal punto que Rajoy ha renunciado a defender todo principio que contradiga el pensamiento único progresista. Y el PSOE ha ido escorándose aún más hacia la ultra-izquierda de tal manera que se lo está engullendo Podemos.

Cada uno, en vez de permanecer firmes en los principios que les podían unir, se han perdido en soberbias personales, inquinas infantiles y mezquindades impropias de hombres de Estado.

Más aún: Francisco ha puesto radicalmente pie en pared ante los abusos y calamidades de gente de Iglesia. Estos otros líderes pequeños les siguen saliendo corrupciones cada día, sin que dimita nadie (con la honrosa excepción de Esperanza Aguirre, figura respetable en este caos político que padecemos).

La ruina que se cierne (aún más) sobre España es responsabilidad de esos dos hombres que no quisieron encontrarse. Que no quisieron reconocerse como escogidos para una misión superior: salvar la Patria (sí, y perdonad la expresión, que pudiera ser calificado por alguno como cursilería…).

Salvar la patria era a lo que hoy estaban llamados estos hombres. Uno, cediendo. El otro, también. Encontrándose. Dialogando.

Rajoy aún puede prestar un último servicio a España: abstenerse para que el Psoe y Ciudadanos puedan gobernar, destruyendo así la coalición frentepopulista. ¿Alguien cree que lo hará?

Está claro que Francisco tendrá que seguir enseñándonos con sus gestos, con su vida, el camino del servicio verdadero, del encuentro con el otro. Con el Otro. El único camino posible para la salvación.

@petrusquinta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s