“LA HEREDERA” Y EL CORDÓN SANITARIO. (Cofradía de ausentes, 4).

Fuentes del PP me han confesado que Cifuentes es “la Heredera”.

Pues bien, la Heredera acosa, persigue, se mofa y se cachondea de todos nosotros. ¡Y con nuestro propio dinero!

Y también de un líder ciudadano que no le gusta especialmente. Por decir siempre la verdad. Por su compromiso con la vida, la familia y la libertad. Que precisamente provienen de sus convicciones de fe firme. Me refiero a Ignacio Arsuaga, presidente de Hazteoír.org.

Y claro, una vez “señalado” por la Heredera, sus amigos del Lobby gay amenazan, insultan, intentan intimidar…

Aquí podemos leer el artículo en el que el propio Arsuaga respondes, con argumentos y paciencia, a la campaña de insultos y de ataques personales que ha lanzado contra él la presidenta de la Comunidad de Madrid, usando su cuenta oficial y los medios de comunicación. 

image_content_3496471_20150816040821

Retomo así la serie que llamé “Cofradía de ausentes“, concepto introducido por el cardenal Cañizares, y difundido por Infocatólica en un artículo de su director, mi amigo Luis Fernando Pérez Bustamante.

 …Los católicos no pueden engrosar el número extenso de lo que alguien ha llamado la “cofradía de los ausentes”; es necesaria su presencia, en virtud de su fe y no a pesar de ella, en la cosa pública…, dice el cardenal.

En virtud de su fe. Y no a pesar de ella. Importante puntualización.

Y esa misma fe nos hace afrontar con alegría -no exenta de sufrimiento- ese “cordón sanitario” impuesto por distintas instancias, que creen que nos debemos callar. En este caso, la mismísima Presidenta de Madrid (y, según fuentes de su propio partido, heredera a presidenta del mismo).

Un cordón sanitario aplicado a los que hemos tomado el toro por los cuernos en cuestiones como el aborto, el matrimonio homosexual, la adopción de niños por éstos, la familia natural, la libertad religiosa o educativa, y en tantos otros asuntos políticamente incorrectos que nos rodean a diario.

A muchos de nosotros nos sustenta e impulsa la fe, qué duda cabe. A Nacho, desde luego. Doy fe de ello y ya escribí sobre eso. Una persona abierta a la vida, con cinco hijos y varios en el cielo, con criterios claros para su familia, con criterios firmes en su vida, asiduo a los sacramentos, con una moral personal íntegra. Esa es la persona a la que persigue e insulta Cifuentes, por mera ambición personal…

Pero también somos capaces de trabajar codo a codo, respetándonos y encontrándonos, con otros compañeros de camino y de batallas que no tienen aún esa fe, o que sus ideas religiosas, políticas o morales, no coinciden exactamente con las nuestras en todo.  Ésa es la grandeza y la obra del Espíritu en el mundo.

Arsuaga ha tenido la bendición de recibir muchas persecuciones en su vida. La mayoría provenientes de envidias personales, aunque también otras causadas por oscuros -o no tan oscuros- intereses. Y cuando no ha sido persecución y afrentas, ha sido eso que llamo cordón sanitario, por parte de políticos, clérigos, medios de comunicación, etc. Por tanto, es un guerrero forjado en mil batallas.

Ese cordón sanitario yo también he tenido “el honor” de experimentarlo a veces, cuando he invitado a algunos estamentos y personas a participar en las marchas por la vida o en distintos eventos en defensa de la misma. Estamentos y personas de partidos de centro derecha. Estamentos y personas cristianas de distintas confesiones, católicos en su mayoría, pero también evangélicos. Estamentos y personas de la ciudadanía comprometida con otras causas como los animales, el medio ambiente, los problemas vecinales o la superación de determinadas desigualdades…

Tengo que confesar que me ha resultado especialmente triste y penoso cuando ese cordón sanitario ha venido de sacerdotes cercanos, personas que debieran apoyar y animar la presencia de los laicos católicos en estas batallas. Que debieran ser los primeros en promocionarlas y ayudarlas.

Tendría muchas historias para contar sobre esto. Y otras personas pueden dar fe de ellas.

No culpo a nadie. Ni a los sacerdotes, por su insuficiente formación en doctrina social -qué lejos quedaron los tiempos del magisterio de Juan Pablo II (para los curas jóvenes por razones de temporalidad, y para algunos mayores por clara desafección hacia ese magisterio fuerte)-.

Ni culpo a los políticos, pues a muchos les va en ello el plato de comida, o el prestigio personal. Ni a los ciudadanos teóricamente afines, pues el mero bienestar afectivo y las relaciones sociales, son razones poderosas… No. No les culpo.

Pero a la Heredera Cifuentes sí debo denunciarla públicamente. No tengo más remedio, aunque también me apena.

Cristina Cifuentes está utilizando dinero público para reforzar su carrera política, lanzando una campaña contra los ciudadanos que con sus impuestos le pagan, para burlarse de tu opinión, de la mía, y así quedar bien ante sus nuevos amigos de Ciudadanos, que le permiten gobernar, y ante los partidarios de la ideología de género y del lobby gay (o #InquisiciónGay, como la estamos llamando en Twitter), sólidamente instalados en el Gobierno de la Comunidad de Madrid y en toda España.

Sí. Con ellos está haciendo carrera política, ahora que pretende ser La Heredera que suceda al acabado Mariano.

Cifuentes está pagando con tu dinero y el mío a una empresa especializada en redes sociales, para insultar, ridiculizar y hostigar a los ciudadanos que no pensamos como ella. Que pensamos que Cáritas no es lo mismo que el colectivo transexual. Que las familias heterosexuales también debemos tener ayudas. Que esos dejes totalitarios son impropios de una Heredera

¿Por qué a Cristina Cifuentes le molesta tanto que tú y yo le digamos la verdad: que los privilegios para viajar gratis en Metro están muy bien si son para todos, pero son injustos si discriminan, por ejemplo, a las familias numerosas? ¿Y cómo reacciona Cifuentes? Pues promoviendo más de mil tuits con insultos, amenazas y burlas.

Lamentablemente, hoy Cifuentes es la cara más hostil de los pseudo-progres-peperos, y de todos los partidos, que anteponen la ambición personal y partidista a los principios que decían defender. Y además, ese falso progresismo suele ser totalitario. Es el caso, desde luego, de nuestra Heredera.

Insisto: la información, los enlaces, las fotos de los twits, en este artículo de Nacho Arsuaga. Fliparás.

Porque ésto que te cuento es muy fuerte. Lo estoy releyendo y alucino. Es incitación al odio. Es totalitarismo puro y duro. Señalar, una representante del Estado, a un ciudadano, que representa a un colectivo, para que lo insulten, amenacen y vituperen. 

¿Cordón sanitario? No. Bastante más. No tengo palabras…

¿Y ésta es la Heredera del Partido que quiere gobernar España?

Luis Fernando Pérez Bustamente, en el artículo que cité al comienzo, decía también algo que es una verdad como un puño:

Si hace 40 años les dicen a nuestros padres y/o abuelos que en un gobierno de “derechas” habría ministros católicos que siguieran siéndolo tras mantener una ley del aborto criminal y una cosa a la que se llama “matrimonio” homosexual, la respuesta habría sido: eso es imposible. Pues señores, ha sido posible.

 

Ha sido posible no solo eso, sino también ésto -sigo sin palabras para calificarlo- en una Presidenta de Madrid del partido popular, y que hoy os traigo al Diario Mosquetero.

Vosotros juzgaréis. Y actuaréis.

@petrusquinta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s