VIAJE AL PARAÍSO, 2

IMG_5295

Dejamos nuestro maravilloso -y espero que también mínimamente interesante para vosotros- “viaje al paraíso” la noche del segundo día de estancia en nuestras cabañas, al calor de la chimenea -más por novelería que por otra cosa, todo sea dicho- pues lo justificaba una noche muy fresca, casi fría. ¡Qué gusto dormir con manta en agosto!

En caso de que aún la selva de España -el Principado de Asturias- no os haya resultado de interés, junto a las andanzas de mi familia y mías por ella, esperad a leer esto…

El día siguiente de haber visitado las dos ciudades más importantes, Oviedo y Gijón, y habernos deleitado en sus zonas más antiguas y bellas, y en el paisaje impresionante y costero gijonés, pensamos pasarlo en nuestra aldea.

La gente joven se fue a hacer una marcha por el monte cercano al pueblo, hasta una cabaña perdida en el bosque, que también nuestro casero, Guillermo, del que ya hablé, la alquila a los visitantes que quieren tener una experiencia de vivir en soledad rodeada de naturaleza.

Mi esposa y yo aprovechamos para quedarnos disfrutando de horas de silencio, de preparación tranquila de una fabada asturiana (según receta de los lugareños), escribiendo, meditando, y entregándonos al silencio más reconfortante.

Por la tarde, baño en el río. Un placer como pocos.

Y llegó el día de Covadonga, el centro de este viaje. Todo me gustó de allí. El paisaje abrupto. La buena organización pastoral y también logística, a pesar del abundante y diverso público. El recogimiento, la espiritualidad de todo todo el santuario.

No pude tener otro regalo mejor el día de mi 50 cumpleaños, que por cierto, empezó con la entrañable sorpresa de un desayuno de cumpleaños preparado con ilusión por mis hijos. Con tarta incluida. La verdad es que tengo unos hijos que no me los merezco.

Ese día en Covadonga transcurrió de maravilla. El largo rato de oración en la Santa Cueva me llenó por entero el corazón. Tuve tiempo de pedirle a la Virgen por todos. De ofrecerme a Ella. De hablarle. De escucharla. De sentir la paz de ese lugar santo, que Dios me transmitió allí, en ese momento señalado de mi vida.

Covadonga para mí ocupa ya un lugar importante. Nunca lo olvidaré. Quizás escriba algo más sobre ese sitio, y todo lo que me inspiró.

De vuelta, paramos un buen rato en la bonita Cangas de Onís, con su puente romano. Y ya en la cabaña, para finalizar el día, hicimos una fiesta con barbacoa y sidra incluídas. Todos los días no se cumple medio siglo de vida.

Que la Santina me guíe siempre. A mí y a todos. A Ella me encomendé y os encomendé.

@petrusquinta

Anuncios

Un comentario en “VIAJE AL PARAÍSO, 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s