ARCOIRIS, HIPOCRESÍA Y “TONTOCRACIA”

Vamos a analizar el hecho del “orgullo gay” de forma descendente, desde lo más digno del asunto, hasta lo más rastrero…

MostruoModernidadNiña

Arcoiris:

El arcoiris, la tranquilidad después de la tormenta, es un símbolo de paz, de reconciliación, de reposo… También es un símbolo bíblico: la alianza de Dios con el hombre después del diluvio, símbolo de la regeneración de la humanidad, de la nueva vida en relación con el Creador…

Así mismo, hoy es la bandera-insignia del “orgullo” gay. Y ha tomado una dimensión inusual.

Personalmente creo en la igualdad de la dignidad humana. Precisamente eso es lo que me mueve a trabajar por el derecho de todos a vivir, el primero de los derechos. El hombre, toda persona, tiene unos derechos inalienables, que comienzan por el de la vida, conculcado por las leyes de muerte, especialmente por la actual ley de aborto libre, consolidada en España por Mariano Rajoy.

Por eso mismo, estoy en contra de la pena de muerte, y de esa otra pena de muerte lenta que nos gusta tanto a los humanos que es la del desprecio, la humillación, el bulling, el acoso, el hacer el vacío, el cordón sanitario, etc.

Por tanto, me complace que la sociedad haya llegado a dar a todos sus ciudadanos, a todos, incluso los que viven en una relación homosexual, por los motivos que sean, una igualdad de derechos y oportunidades. Una igualdad efectiva.

Pero de eso, al despropósito de llamar “matrimonio” a lo que es otra cosa, a lo que es una unión entre personas del mismo sexo, desvirtuando la esencia misma del matrimonio, es más que un despropósito: es una injusticia para con los casados, para con los cónyuges que han optado honestamente por vivir en matrimonio.

Aparte de esto, la mayoría (aunque no todos), de los gays y lesbianas, son partidarios de un feminismo radical, del abortismo criminal y de la intolerancia para con los que pensamos distinto.

Dicho esto, y manifestada mi profunda perplejidad por la instauración de un día especial para los homosexuales y del izado de esta bandera en ayuntamientos, instituciones, perfiles de redes sociales, etc, nada que objetar con sus legítimas reivindicaciones de equidad, que si no fueran reivindicadas de forma tan grotesca y violenta, podrían ser asumidas por cualquier persona con educación.

Hipocresía:

Descendamos un nivel. Aquí se complica la cosa. Porque veo dos tipos de hipocresía ante el hecho de la homosexualidad: la de los gays que constituyen el lobby de presión social, y la de los heteros que se benefician comercial o políticamente de los homosexuales.

La del lobby: como digo, una cosa es la justa reivindicación ante las humillaciones que se daban mayormente en el pasado, y otra la imposición de una ideología.

Porque lo que aquí se pretende es la imposición de la ideología de género, la libre elección del género al que se “desea” pertenecer, caprichosamente. La absolutización del derecho a romper la sexualidad con la que hemos nacido. Al fin y al cabo, ir contra la propia naturaleza y por consiguiente, la propia dignidad humana. Sin meternos en cuestiones teológicas.

El día del orgullo gay es una ocasión más para la crítica feroz e injusta, para el desenfreno sexual, para la diversión vacía e incluso violenta. Y no digamos nada de la ofensa a las creencias y a los sentimientos religiosos de los demás.

La hipocresía de los heteros: me refiero a los que ahora se rasgan las vestiduras con las banderitas en los ayuntamientos. Concretamente, y a modo de ejemplo, la impuesta por Kichi el alcalde podemita, y los colectivos radicales, en Cádiz.

Se escandalizan. Se llenan las redes de chistes, de comentarios, de críticas a la decisión Kichimita… Y no se acuerdan de los ayuntamientos y las instituciones gobernadas por el PP que ya claudicaban ante el lobby gay y ante la bandera arcoiris.11695362_858194930940311_8654581903532593886_n

Dicen que es una nueva imposición. ¡No! Es, lo mismo que el aborto, un “invento” socialista pero consolidado, admitido, instaurado, tragado, fagocitado, masticado y digerido por el PARTIDO POPULAR, utilizando el voto cándido y bienintencionado de la derecha para perpetuarse en el poder haciendo guiños no ya a la progresía, sino a la izquierda más extrema.

“Tontocracia”:

Esto ya son los que no tienen remedio: dicen que defienden la familia y el matrimonio natural, que son ideológicamente de derechas, que profesan la fe cristiana, etc, etc, y luego dicen “pobrecitos, yo quiero que se puedan casar, lo importante es el amor, que se quieran, que puedan adoptar niños, pobrecitos niños, que son sensibles y pueden educarlos bien, que son nuestros amigos y no podemos defraudarles…”

Es el mismo cuento de cuando decimos ser providas (como Cristina Cifuentes, por ejemplo), pero queremos ley de aborto “para regularlo”, “porque de todas formas lo habrá”, “porque hay casos extremos de niños a los que no se les puede hacer sufrir…”, “porque hay madres que no aguantarían ver a esos niños deformes nacer…” Y demás argumentos NAZIS para no dejar nacer, matar, a las personas que van en el vientre materno. Una eugénesis hipócrita y falsa.

Pues esto es lo mismo. Va calando el pensamiento dominante pro-choice también en la sexualidad. Va empapando las mentes débiles o sin criterio hasta la claudicación de la sana doctrina en el caso de los creyentes o del criterio recto natural proclive a la defensa de la dignidad humana.

Ese ambiente es el que favorece la homosexualidad y la pederastia en todos los ámbitos. Otra hipocresía: defender la homosexualidad pero escandalizarse cuando ésta llega a ser tráfico infantil… “no, es que hay un límite…” Sí, claro, ¿y dónde está, una vez roto el límite moral a capricho del individuo? ¿a los 18? ¿a los 16? ¿y porqué no a los 15? ¿Y porqué entre personas del mismo sexo y no la poligamia, o el incesto, o el animalismo…?

Como dice el genial artículo de Elentir sobre la sentencia de la Corte Suprema de EEUU, que impone a todos los Estados la redefinición del matrimonio para abarcar a las parejas del mismo sexo:

¿no es amor también lo que media en una relación polígama? …Y quien dice una relación polígama -es decir, la unión entre un hombre y varias mujeres- puede hablar también de la poliandria (la unión entre una mujer y varios hombres) o incluso una unión incestuosa (la que se da entre miembros de la misma familia).

Y sobre la propia discriminación y el “cordón sanitario” que se nos aplica a los que pensamos distinto:

…A menudo median los insultos, la atribución gratuita de prejuicios (como la “homofobia”, es decir, el odio obsesivo contra los homosexuales) o incluso acusar al que discrepa de ser partidario de algo equiparable al rechazo al matrimonio interracial; es decir, de ser un racista. Los insultos no merecen contestación. Por lo demás, ¿rechazar la poligamia es tener un odio obsesivo hacia los mormones, por ejemplo? 

Y concluye:

…En ese vacío de valores cabe cualquier cosa, por absurda que sea. Basta con que un lobby se emplee a fondo y encuentre influyentes aliados para moldear a la opinión pública e imponer sus dictados a la sociedad. Eso es lo que hizo el lobby gay, empujando a la sociedad a una pendiente resbaladiza que aún no sabemos dónde acabará… Una vez alcanzada esa meta, lo siguiente será que la ley persiga a los que defiendan el matrimonio como lo que era antes, que se adoctrine a los niños en las escuelas para que no disientan, e incluso que te echen de tu trabajo si discrepas (no me lo invento). Esto ya se está haciendo ahora mismo para que la sociedad sea obediente y que nadie se atreva a cuestionar los más que discutibles dogmas del lobby gay. Y eso a pesar de que hace años -como ocurrió por ejemplo en España- se nos decía que sólo se trataba de extender derechos y no de imponer nada a nadie: mintieron.

Realmente, una pendiente resbaladiza se ha abierto con la generalización del emblema gay, la dichosa banderita, símbolo de todo el pensamiento que representa. El final de la pendiente está por ver. Pero cuidadito con oponerte a ella o denunciarla. Serás proscrito.

Espero con este artículo haber sacudido alguna conciencia dormida que se estuviera convirtiendo ya en un tontócrata al servicio del poderosísimo lobby que hoy domina al mundo.

Anuncios

3 comentarios en “ARCOIRIS, HIPOCRESÍA Y “TONTOCRACIA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s