SER PROVIDA: AMOR A LA VERDAD

El 31 de marzo publicaba yo en este blog un artículo titulado Ser Provida, donde daba a conocer el IDEARIO DEL VOLUNTARIO PROVIDA, de Sara Larin, y cuyo primer punto decía:

FullSizeRenderEl voluntariado provida debe estar sostenido por un gran amor a la verdad y al bien al que se entrega, su participación requiere de compromiso, coraje, fortaleza, lealtad, convicción y principios sólidos.

Quisiera profundizar un poco en él, pues necesitamos saber porqué hacemos lo que hacemos, porqué actuamos, porqué gran parte de nuestro tiempo lo dedicamos a la causa provida, porqué tantos desvelos, sinsabores, ingratitudes, desengaños, al tiempo que alegrías, gozos y sobre todo… tranquilidad de conciencia, sabiendo que hacemos lo correcto…

La verdad y el bien, con minúsculas o mayúsculas, Verdad y Bien, son valores en retroceso hoy. Todo se pone en cuestión, todo se relativiza, todo es del color del cristal con el que se mire.

Decir que hay una verdad suprema, que está por encima de todas las otras verdades subjetivas de cada uno, y decir que hay un bien inalterable, que trasciende las realidades particulares y las visiones reduccionistas de la realidad, es algo que no está de moda. Más aún, decir eso puede acarrear muchos problemas al que lo haga.

Pero conocer ese Bien y esa Verdad que vienen de lo alto, -que vienen de Dios para los creyentes, que se encarnan en Jesucristo para nosotros los cristianos, pero que pueden ser también conocidas por cualquier persona que busca y se hace preguntas fundamentales, y que por la razón persigue el sentido último de las cosas- es algo que suscita la adhesión completa de la persona, suscita amor y entrega generosa a ese Bien y a esa Verdad descubiertas.

A nosotros nos mantiene ese amor. No otra cosa. Somos enamorados del Bien. De la Verdad. ¿Pero qué Bien y qué Verdad son estos de los que hablamos? El supremo derecho a la vida, el primero de los derechos, del que manan todos los demás. Ese es el primer bien que recibe la persona. La Verdad de que la vida humana es sagrada e inviolable. De que nadie tiene derecho a cercenarla. De que Dios la da y dispone de ella. Ese es el amor que nos sostiene. El amor a la vida.

Y eso suscita en el activista provida coraje y fortaleza ante las adversidades. Que son muchas y variadas. Porque el negocio mundial del aborto ha conseguido cubrir el planeta de una cultura de la muerte con apariencia de “bien” (es mejor para todos poder elegir, el aborto es un derecho…) y con apariencia de “verdad” (todo es relativo, esa es la única verdad, dicen ellos). por tanto el abortismo es justificado y hasta “bendecido”.

Requiere lealtad y convicción respecto a esos principios sólidos de defensa del Bien de la Vida. No podemos jugar con esos criterios. Nuestra opción es aborto CERO. En ningún caso. Nunca. Y de ninguna forma.

El voluntario provida tiene claro lo que significa la cultura de la vida y los principios que la fundamentan. Y quiénes favorecen esos principios -desde la política, la ciencia, los movimientos sociales o religiosos- y quiénes no.

Si, sabemos que para una defensa de la vida tenemos que optar por una apertura a la misma, desechando la cultura anticonceptiva, la cultura eutanásica, la cultura homosexualista y anti-familiar. Y los falsos “modelos de familia” que hoy se quieren imponer, contrariando la indisolubilidad del matrimonio, la ley natural y los derechos humanos.

Esta postura no es nada fácil, y cada día menos aún. Requiere luchar contra-corriente y una gran fortaleza. No es nada fácil. Lo digo por experiencia. En multitud de ocasiones: redes sociales, conversaciones con amigos, situaciones familiares, laborales, etc. me he encontrado en mi vida en que he tenido que permanecer firme, agarrado al mástil que es Jesucristo y a la Madre de la Vida, María Santísima, pilar inamovible de la fe.

Seguiremos si Dios quiere desgranando este ideario del voluntario provida que tanto bien nos está haciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s