CORAZÓN DE CARNE: fuego que trasforma.

Junio es el mes dedicado al Sdo. Corazón de Jesús, una devoción muy antigua en la Iglesia.

Corazón de JesúsYo he tenido la gracia de conocer esta devoción en mi formación jesuítica, orden que, como tantas otras, la han divulgado secularmente.

Es precisamente una devoción que se basa en lo que Cristo mismo dice de Sí: venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré. Tomad mi yugo y aprended de mi que soy manso y humilde de corazón, en Mt. 28,30.

No pretendo dar ninguna catequesis -no soy catequista-, sino hablar muy brevemente de mi experiencia. ¿A qué peso se refiere Jesús, que Él aliviará? Evidentemente al peso de la Ley y de las observancias farisaicas que recargaban más aún el peso de la Ley (cfr. Mt 23,4) en la época de Jesús. El “yugo de la Ley” era una metáfora frecuentemente usada entre los rabinos de su tiempo, y es eso a lo que hace referencia el Señor.

Él ofrece ahora otro yugo, el “suyo”, un yugo que es suave y ligero. Quien acude a Él, encontrará que la “carga” de los sufrimientos, las enfermedades, los odios, las persecuciones, etc –que para muchos es un yugo insoportable– se hace ligera, fácil de sobrellevar. Para quien ama como Cristo, hasta lo más duro y exigente -la cruz-, se torna “suave” y se hace con enorme gozo y alegría. La Cruz dolorosa del Viernes Santo se hace Cruz Gloriosa.

Es mi propia vida la que podría contar aquí: la historia de mi matrimonio -tan “imperfecta”, tan “sin-sentido”- pero donde triunfa el que es Amor. La de mi enfermedad de cáncer -donde me vi al borde de la muerte y no solo física- pero donde triunfó el que es Resurrección y Vida. La de las humillaciones en mi trabajo -que utiliza el Señor para educarme en humildad-, y donde también ha triunfado a veces el que es Manso y Humilde.

Así veo yo el Corazón de Jesús. El Corazón Traspasado de Jesús. De donde brotó Sangre Eucarística y Agua Bautismal. El Corazón Roto del Gólgota. Este Corazón de Jesús es amor de Muerte y Resurrección. De Dolor y de Gloria al mismo tiempo. Es amor de transformación.

Porque no puede quedar nada igual cuando pasa a través del Corazón ardiente de Cristo. Un corazón de carne como el nuestro pero inflamado de Amor Infinito, de Amor Divino, del amor del Padre.

Todo lo que pasa por ese crisol de su amor abrasivo es glorificado. Lo se. Lo he vivido. Y por eso toda esa espiritualidad del Reinado su Corazón. En España. En el mundo entero. En cada hombre. Porque la Cruz elevada en el monte -y el Corazón allí abierto-, tiende a atraer al universo hacia sí. Es un Gran Imán Universal, Trans-temporal y Trans-histórico. Una especie de gran agujero negro que, al contrario de ejercer su atracción para perderse, lo atrae para elevarlo y glorificarlo, para subirlo hasta el Cielo más alto.

Ojalá cada nación, como lo hizo España en su día, como lo hicieron tantas naciones, renueven esa consagración al Corazón Sagrado de Cristo. Ojalá también lo hagan y lo vivan las familias, y cada persona.

Ciertamente, el momento por el que navega España encontraría rumbo y sentido si se renovara y se volviera la mirada a esa consagración hecha. No está pasada de moda ni mucho menos.

Pienso que este amor y esta devoción no es algo trasnochado. Y que no es algo solo privado, “particularista”, “beatista” o “clericalista”. No. Todo lo contrario. Es para los laicos. Para cristificar e inflamar con ese amor las realidades temporales donde nos encontremos.

Dios no se muda, como dice nuestra Gran Santa de Ávila -a la que, por cierto, encomendamos nuestro matrimonio en el viaje de novios, cuando pasamos por su tierra, y puedo dar fe de que no nos ha fallado-. Por tanto, Dios permanece fiel a la alianza contraída con su tierra española, tierra de mártires, tierra de su Madre.

Cristo dice “aprended de mí”. De su humildad y paciencia. De su mansedumbre y nobleza. Como cordero que no abre la boca. No resistiendo al mal. Cargando con los pecados del mundo. Con los de su tiempo -personificados en los fariseos quizás- y con los de todo tiempo. También con los de hoy: aborto, eutanasia, homosexualidad, falsedades, corrupciones, amor al dinero, injusticias económicas y sociales,… ¡Y serán transformados por el fuego de su amor! No lo dudemos. 

Sagrado Corazón de Jesús: en Ti confío.

@petrusquinta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s