LA BELLEZA DEL SUFRIMIENTO (escrito por ASIA BIBI). Yo Soy Nazareno, 15

Y digo bien, pues este artículo lo escribe Asia Bibi, no yo. Ella es la protagonista y la autora, y lo es nombre de otra causa mucho mayor que ella, que la sobrepasa: Jesucristo Muerto y Resucitado, en ella misma, en su fe, en su sufrimiento.

Y en su familia, que ha estado en España nuevamente, donde siempre se sienten acogidos (esta vez para el estreno de la película-documental  Libertad para Asia Bibi, y
darnos su testimonio, dentro del congreso Todos Somos Nazarenos).

Hija Asia Bibi

Asia Bibi también es protagonista particularmente en su hija, Eisham Ashiq, reflejo vivo de su madre.

La mirada adolescente Eisham ya refleja la belleza madura de quien ha sufrido y ha asumido su sufrimiento, la belleza de la cruz gloriosa.

Cuenta Elentir en una crónica impresionante, titulada “Un pañuelo para la hija de una condenada a muerte por ser cristiana”:

…Su madre, Asia Bibi, ha sido condenada a muerte por beber agua. No, no es una broma, aunque parece una broma macabra… Eisham contó lo ocurrido: “Mi mamá trabajaba en el campo. Salió a beber agua y la tomó de donde bebían los musulmanes; los musulmanes lo vieron ‘impuro’ y discutieron cinco días sobre ese tema. Al quinto día, la sacaron de casa, rodeada por todo el pueblo. Nosotros éramos la única familia cristiana de la aldea, junto a la de mi tío”. Eisham sólo tenía entonces nueve años (ahora quince) y presenció la detención, la paliza y la humillación que le hicieron a su madre. “Mientras la golpeaban pidió agua, pero nadie le ofreció un vaso de agua, no le daban tregua. Yo misma necesitaba agua porque me encontraba allí y me arrollaban de mala manera. Alguien me cogió y me empujó contra un muro. Estaban abusando de mi madre, le arrancaron la ropa…” En ese momento Eisham rompió a llorar. Es el momento que dejé reflejado en esa foto.

Se refiere a esta foto, donde Eisham no puede contener sus lágrimas. La viva estampa del sufrimiento. La viva estampa de la Belleza.

Hija de AsiaBibi llorando

Cada lágrima que rueda por sus mejillas es la gota de agua que le llega a su madre en la cárcel, el rocío divino que alivia el fuego del martirio, la Gracia derramada por Dios para que su madre resista, un día, otro, otro, preparada para morir. Preparada para vivir.

Cada lágrima que brota de sus ojos es el agua que Asia pedía sufriendo el martirio. Es fuente de consuelo para su carne magullada, allí en la prisión, lejos de los suyos.

Esta niña sabe que su madre puede morir pronto. Pero también sabe que es una confesora de la fe, una mártir. Que vivirá siempre.

Y sabe que ella vivirá para seguir los pasos de su madre, como dijo en Madrid. Solo por eso, ha merecido la pena que se realizara este congreso. Horas y horas de trabajo, esfuerzo, recursos estirados y voluntarios entregados.

Una familia, la de Hazteoír, apostando por la Belleza. La que muestra Asia Bibi en los ojos de su hija.

11141155_10155466839205564_67480481812288735_n

P.D.: hoy no hablaré de algo que es la fealdad personificada, de los que por envidia, celos, o quién sabe qué otros intereses más rastreros aún, han callado en incluso criticado esta iniciativa. Hoy no lo haré. Hoy es el momento de contemplar la Belleza. No la fealdad asquerosa.

@petrusquinta

Anuncios

Un comentario en “LA BELLEZA DEL SUFRIMIENTO (escrito por ASIA BIBI). Yo Soy Nazareno, 15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s