ATAQUE YIHADISTA EN JEREZ (Yo Soy Nazareno, 7). Para mi hija

¿PORQUÉ?¿PARA QUÉ? ¿CON QUÉ FIN? fue lo que me dijo mi hija adolescente, al decirle yo esta mañana en el desayuno, que anoche, tres supuestos yihadistas encapuchados, habían atentado con un cóctel molotov en una iglesia de Jerez, haciendo pintadas pro-yihad, e hiriendo con un arma blanca a un policía nacional, en su huida.

ataque-islamista-jerez--644x362

No sabemos, a esta hora del comienzo de la tarde, si verdaderamente han sido islamistas. Imagino que los estarán buscando e investigando. Pero si fueran realmente terroristas o cachorros de terroristas, no tengo respuestas fáciles para mi hija. Ella es, a pesar de su edad, una joven pura y confiada. Ella cree en la bondad del hombre. Ella es cristiana. Repudia el odio y la violencia. ¿Como explicárselo?

La cercanía a nosotros nos impresionaba. Pero esa es la realidad: puede haber yihadistas a nuestro alrededor, en nuestra provincia, en nuestro entorno, dispuestos a atacar. Lo sabemos. Una amiga me decía que la policía había registrado su chalet confundido con un piso franco. Hay medidas de alerta.

Hay hombres, hija, que no descansan de hacer el mal. Que han sido engañados. Que no pueden hacer otra cosa.

No todas las religiones son iguales. No. Tú lo sabes. Aunque todos podemos convivir en paz. Si queremos y nos aceptamos unos a otros.

Pero debes saber que estamos en guerra. Una guerra no declarada ni querida por nosotros. No podemos ponernos una venda en los ojos. Atacan nuestra civilización. Atacan nuestros valores. Nuestras iglesias. A nuestros hermanos.

Y como cristianos, debemos perdonar. No responder con la misma moneda. Pero al mismo tiempo ser firmes, no claudicar. Poner los medios, también policiales o militares, para protegernos. Es legítimo y es lo que tenemos que hacer.

Los islamistas nos quieren doblegar. Como a Asia Bibi, como a miles y miles de cristianos. Para ellos, somos de su propiedad. Si. Así como suena. Ellos son excluyentes. Quieren que vayas con velo, que no estudies, que no seas libre. Ser nuestros señores, descendientes de un llamado profeta Mahoma.

Ese es el para qué. Ese es el objetivo. Su supuesta religión por encima de todo, sus imposiciones.

Algunos te dirán que no, que tu padre y muchos que pensamos así, tú misma, somos unos exagerados, islamófobos, etc. No te fíes. No caigas en la ceguera intelectual de los que le hacen el juego. 

Por vuestras leyes os invadiremos y por el vientre de nuestras mujeres os conquistaremos, decía un imán. Y es lo que está pasando.

¿Qué podemos hacer? ya lo decía en mi anterior artículoafrontar la fortaleza moral y cultural de Europa y la definición y afirmación de sus valores fundamentales. Afirmar nuestra fe. Fundamentarnos en ella, frente a otra que nos es extraña: el amor desinteresado, la confesión del Dios Uno y Trino, la monogamia, la libertad bien entendida, el valor de la mujer, el libre acceso al conocimiento y el diálogo con la fe, etc.

Y rezar. Rezar mucho. Como nos enseña la Iglesia. Como rezaba Israel. Como lo hacían los caballeros cristianos que un día liberaron la península de mahometanos. No por la fortaleza de sus armas. Sino por la fortaleza de su fe. 

Ataque islamista en Jerez. Lo medios, de momento, no dicen mucho. Yo hablo. Y lo cuento. Y contesto a mi hija.

P.D. Acabo de leer que por fin, Europa Press, a mediodía, da la noticia, calificándola de incidente… ¡Incidente! Ya veremos por dónde nos salen esos incidentes…

@Petrusquinta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s