¿¿TODOS SOMOS CHARLIE HEBDO?? (Yo también soy Nazareno, 4)

No, no me he equivocado. No es un artículo repetido. Es otro pero sobre el mismo tema. Planteándome la afirmación que hacía en Todos somos Charlie Hebdo. Ahora digo ¿¿Todos somos Charlie Hebdo??

Y es que me he encontrado con amigos que me plantean la conveniencia de esa afirmación. Incluso que tajantemente la niegan: Yo no soy Charlie Hebdon.news-candles-charlie-hebdo

Realmente, la revista es muy irrespetuosa. No se si blasfema, pues no he visto, hasta el momento, insultos a Dios. Faltas de respeto a Mahoma, a los musulmanes y al Papa, si. Por tanto, no es una revista que me guste en absoluto.

Pero en cambio, por todos lados la gente grita Je suis Charlie. ¿Qué pasa? ¿Negamos a los asesinados? ¿o los elevamos a mártires de la libertad? ¿Renegamos de las publicaciones, dando en parte la razón a los islamistas yihadistas? ¿O las publicamos repetidamente, exaltando una libertad de expresión que se mofa de las religiones?

Como siempre, la mesura y la prudencia será lo aconsejable. Ni negar a los pobres periodistas y dibujantes masacrados, ni proclamarlos mártires, pues la libertad de expresión que ejercían no era tal, era libertinaje. Ni exaltamos ese libertinaje de las publicaciones, ni damos la razón a los islamistas que querían asesinarles desde hace tiempo.

No hace falta que digamos Yo soy Charlie. No. Pero sí un poco todos somos  charlie (que es lo que literlamente titulé).

A los que dicen Yo no soy Charlie, les pongo esto de Mons. Jose Ignacio Munilla Aguirre. “Querido Charlie: Creo que la blasfemia deforma la libertad de expresión; pero estoy dispuesto a dar mi vida para que tu vida sea respetada”. Fin de la cita.

¡Ese es el meollo de la cuestión! El respeto. Respeto a la vida. Respeto a lo sagrado. Respeto. Eso es precisamente lo que no conocen los islamistas. El respeto.

Y ese es el misterio de un Dios hecho hombre para PROPONER al hombre la Salvación. Para comunicarse y dialogar con el hombre. El hombre, libre para blasfemar, libre para pecar, libre incluso para matar a su hermano. Es el libre albedrío con el que nos ha dotado Dios.

Pero los que formamos esta civilización cristiana, sabemos que el mensaje de Cristo es estar dispuesto a dar mi vida por la tuya, a dar la vida para que la libertad sea respetada. Porque cada hombre es imagen de Dios libre.

Por tanto, yo sí diré Todos somos Charlie. Con ese matiz. No es que yo asuma su ideario de libertad deforme. Es que todos, todos, somos charlie, y no podemos dejar de serlo, tanto en cuanto esas balas iban dirigidas a la libertad. Sea cual sea. La de los nazarenos de Irak que quieren tiener la libertad de profesar una fe distinta. La de los periodistas que escriben lo que quieren… La de las mujeres occidentales que visten con colorido y alegría, con el pelo suelto… La de los cristianos, que comen lo que les apetece…

Pero lo importante es que, lo expresemos como queramos expresarlo, nos sintamos solidarios y unidos, porque a partir de ahora vamos a tener que estarlo. Esto es una guerra. Y una guerra que no solo se podrá ganar con bombas, sino con los valores que han conformado a lo largo de siglos la sociedad europea occidental, los valores heredados de Grecia, Roma y del Cristianismo como fe sintetizadora y alma de los pueblos libres.

Anuncios

3 comentarios en “¿¿TODOS SOMOS CHARLIE HEBDO?? (Yo también soy Nazareno, 4)

  1. Pues no, amigo mosquetero. Con todo mi respeto hacia tí, que expresas libremente tu opinión, yo NO soy Charlie quien, por cierto, sí ha hecho burlas muy groseras sobre la Trinidad… Por supuesto que, como dice Mons. Munilla, yo también daría mi vida por los dibujantes de esa revista -por llamarla de alguna forma-, pero eso no significa que yo sea Charlie, sólo que no estoy de acuerdo con que se mate a nadie, aunque ellos -jocosamente- celebraban la ejecución de doce yijadistas a manos del gobierno egipcio. Se podrá o no estar a favor de la pena de muerte, será todo lo discutible que se quiera pero, aun estando a favor, no creo que sea un tema para hacer chistes sangrientos. Un abrazo.

    Me gusta

    • Creo que son formas de expresar. No es que yo sea Charlie Hebdon, ni mucho menos. Pero aquí se trata de una guerra. Ideológica, y también armada. Y tenemos que elegir un bando. O el de la intolerancia infiel y neonazi (el Dragón), o el de Jesucristo, signo de la libertad.
      Esa libertad que tienen para pecar, para blasfemar, también es sagrada. Nos guste o no. Que no me gusta mucho, la verdad. Pero esas son las cosas del Dios cristiano.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s