DiarioMosquetero/ UNO DE LOS DÍAS MÁS FELICES DE MI VIDA

No puedo narrarlo de otra forma. Es así. Aunque suene a frase hecha. Nuestras bodas de plata han sido, de verdad, uno de los días más felices vividos por mi.

boda053

No ha sido como me hubiera gustado, pues ella, mi mujer, se merece todo. Un gran hotel, el mejor, una gran fiesta, un maravilloso viaje. Me hubiera gustado llevarla de crucero, y bailar juntos hasta el amanecer, con todos nuestros amigos…

Porque mi esposa es lo más importante para mi. Cada día lo descubro más, aunque no siempre se lo haya podido demostrar.

Por tanto, lo que nos ha regalado Dios ha sido lo mejor para nosotros. Hemos podido gozar de la cercanía de la familia, de algunos amigos que pudieron estar, y sobre todo de mis hijos, en esta celebración de Bodas de Plata que acabamos de vivir. Había circunstancias familiares como la cercana partida a la casa del Padre de mi suegro, que nos aconsejaban hacer esa sencilla pero maravillosa celebración.

Fuimos a la cercana y querida iglesia del Santo Cristo, la iglesia de mi infancia, y la primera sorpresa fue encontrarnos con MARÍA SANTÍSIMA DE LA AMARGURA, cotitular de mi Hermandad de Los Afligidos, que nos esperaba en el centro de la Iglesia, expuesta en besamanos, vestida y adornada para la Solemnidad de su Inmaculada Concepción.

Ella, María Inmaculada, es la que nos ha acompañado, guiado, amado, iluminado y sostenido siempre como matrimonio. Nos ha acompañado en los momentos de soledad, de incomprensión por parte de quienes nos rodeaban más cercanos. Nos ha guiado siempre en el camino hacia Cristo, en medio del laberinto y la confusión que nos ofrecía el mundo, de tantos errores que hubiéramos cometido, y en los que hemos caído cuando nos apartamos de ELLA.

María nos ha iluminado y sostenido en los espacios oscuros de estos años. En tanta ceguera por nuestra parte para no ver el Amor de Dios en nuestra vida. Y en tanta debilidad y fragilidad de ánimo para no dar los pasos firmes que debíamos, Ella ha sido la que nos ha sostenido en sus brazos de Madre. Nos ha ido meciendo en ellos.

Por eso, la Inmaculada es nuestra garantía. Por Ella, siempre Más, siempre Mejor. Por Ella, todo. Y a Ella nos pudimos ofrecer de nuevo, al término de la hermosa renovación de los votos matrimoniales que nos había preparado el P. Rafael Pinto.

Con la familia acudimos a comer y pudimos pasar unos ratos inolvidables, en los que, como no podía ser de otra forma, echamos de menos a los ausentes, especialmente a mi padre y a mi suegro, recientemente fallecido. A ellos le debemos mucho. Y ellos nos sonreirían desde el cielo, a ver a sus hijos continuar la obra por ellos comenzada.

El regalo de nuestros hijos fue maravilloso, planeado por Ester, y pintado por ella: un cuadro, que inició mi suegro. Jesús andando sobre las aguas. Con una nota que decía que nuestro matrimonio había sido salvado de las aguas, que Jesús camina a nuestro lado. Ahí estaba dicho todo.

 IMG_0168

Los incondicionales que aún me leen saben porqué de todo eso.

Y poco más que contar. Las palabras que nos dirigió el sacerdote, otro tesoro. “Esto es una meta volante, la meta final es nada menos que la santidad matrimonial”. Casi nada…

Gozar de nuestros cuatro tesoros, de los hijos que Dios nos ha dado, es nuestra corona y escudo. Por ellos rezamos, por ellos nos tenemos que convertir día tras día. Y seguir sembrando… y seguir amando…

Señor: a los 25 años de matrimonio, enséñanos a amar. Gracias por el amor recibido de ti. Auméntanos nuestro amor.

RecordatoriaBodasPlata2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s