DiarioMosquetero/ “SIEMPRE” EN VILLALUENGA SE HUELE A NAVIDAD: un pueblo lleno de VIDA.

(A Jesús y Hetepheres)

Dice mi amigo y hermano, y desde estos días, parte de nuestra vida y nuestra familia, Jesús Rodríguez Arias, junto a Hetepheres, su mujer, que “ya en Villaluenga se huele a Navidad“.

01387285322918a6c14eb636a55bde6005b1d58a11

Yo pretendo corregirle: SIEMPRE en Villaluenga de Rosario se huele a Navidad. Porque lo he vivido. Porque lo he palpado.

Villaluenga tiene un microclima especial. Está “encajado” bajo el Caíllo, resguardado a su sombra, cobijado bajo su mole. Pero con prados suficientes para alimentar a sus famosos rebaños que nos dan el manjar de sus quesos.

Y Villaluenga está cuidado al detalle en sus calles, por los propios vecinos, sus fachadas, sus plazas… Sin tener el agobio del turismo desbocado de otras poblaciones.

Pero el mayor tesoro de Villaluenga, como bien se encarga de divulgar mi amigo Jesús, son sus gentes, y doy fe de ello.

Y ese es mi argumento para la afirmación que titula esta entrada. La simpatía, la afabilidad, la transparencia, la acogida,… Es la norma de este pueblo gaditano. Y eso es lo que ha enamorado a Jesús y Hetepheres, nuestros anfitriones este fin de semana maravilloso en que hemos conocido este “espíritu payoyo”.

Desde que llegamos tuve la sensación de estar viviendo y conociendo a los personajes de un “cuento”, una historia bucólica que se encarga de narrar SED VALIENTES, el blog de Jesús. Pero comprobaba que existían en la realidad: Ana Mari, María Jesús, Beni, Chari Bolaños (cuya historia se merece otra entrada aparte), y tantos otros que no podría nombrar, que no me daba tiempo ni de recordar los nombres. Una presentación tras otra, una historia personal tras otra, un amigo tras otro.

Jesús y Hetepheres no paraban de saludar, de hablar, de enseñarnos rincones, de parar a vecinos, como si fuéramos “alguien” a quienes les mereciera a esta buena gente conocer… ¡A nosotros sí que nos han enriquecido estas amistades, estos vecinos payoyos!

Hemos vivido en un “pueblecito del Portal de Belén”, como se dice habitualmente de nuestros pueblos blancos, únicos en el mundo, por su belleza. Pero es que Villaluenga del Rosario, además, siempre, SIEMPRE, es Navidad de verdad. Dice Jesús en su entrada de hoy:

En Villaluenga cierras los ojos y puedes imaginarte a José tirando del mulo con María arriba buscando un lugar donde quedarse para tener al Bendito Niño que lleva en sus virginales entrañas aunque aquí, os lo puedo asegurar, Jesús no hubiera nacido en un frío portal sino en una casa cobijado del calor y de cariño porque en Villaluenga del Rosario le hubieran abierto los brazos, el corazón y sus casas. Aquí el Niño Dios hubiera nacido plácidamente junto al calor de una chimenea y rodeado del amor de todos los vecinos. 

Y así es. Por eso, Dios no pudo elegir Villaluenga para nacer: no se hubiera cumplido la Escritura, pues hubiese sido recibido, de seguro, por la primera casa a la que hubiese llamado San José, a La Posada por ejemplo, el sencillo pero acogedor hotel donde nos alojamos nosotros, como esa Otra Familia, hace Dos mil quince años, aproximadamente, se alojó en el pesebre cercano de otra Posada, en otro pueblo sencillo, cerca de ovejas y pastores. Como mi esposa y yo esta semana, dando comienzo al amor siempre nuevo… Pero eso ya es otra historia.

Jesús y Hetepheres: gracias por vuestra acogida, en este pueblo lleno de VIDA verdadera, de esencia humana, donde se aprecia lo que es la amistad limpia, sin ambages, sin dobleces, como a mí me gusta la gente. Trasparente. Donde se aprecia lo más hondo e importante de la vida humana.

Gracias por los paseos, las conversaciones interminables con todo por contar, como queriendo aprovechar todo este tiempo en el que no hemos podido gozar de una amistad que estaba ahí, dispuesta por Dios para nosotros.

Gracias por darnos a conocer vuestro pueblo que ya formará parte de nuestra vida, por haberlo hecho en fecha tan señalada.

Dios guía providencialmente nuestra vida, lo sabemos desde hace veinticinco años, y lo ha hecho ahora mandándonos estos días al corazón del valle del Caíllo. De vuestra mano.

Pero sobre todo gracias por vosotros. Por haber estado ahí. Por saber abrirnos el corazón.

P.A.- M.J.

Anuncios

Un comentario en “DiarioMosquetero/ “SIEMPRE” EN VILLALUENGA SE HUELE A NAVIDAD: un pueblo lleno de VIDA.

  1. Me emocionan hondamente tus palabras, tus recíprocos sentimientos, las sensaciones que os habéis llevado de este bendito pueblo nuestro llamado Villaluenga del Rosario.

    El que conoce Villaluenga y lo hace a fondo se enamora y en su corazón existe un enardecido deseo de volver porque lo harás a un lugar que ya sientes tuyo, forma parte de tu vida, así como lo consideras parte de tu hogar.

    Gracias por tanto compartido, por tanto disfrutado, por tanto reído, por tanto conversado, por tanto experimentado en tan solo un fin de semana.

    La buena amistad es como un matrimonio feliz que se asemeja a una larga conversación que siempre parece demasiado corta.

    ¡¡Felicidades por vuestro aniversario y gracias por compartirlo con nosotros!!

    Un fraternal abrazo de Jesús y Hetepheres

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s