DE NUEVO EL PUEBLO DE LA VIDA…

“El último enemigo aniquilado será la muerte (1 Cor 15,26)”IMG_2274Escucho esta frase en las lecturas de hoy de la Misa. Y permanezco impactado, como si ninguna otra Palabra fuera dicha en el templo.

Esa frase apostólica, profética, venía para mí hoy… Hoy, día después de la gran manifestación “Cada Vida Importa” de Madrid. Día en que el Presidente del Gobierno de España debería de haber llamado ya a los principales líderes provida de la nación para consensuar una ley de defensa de la vida, a partir de mañana mismo.

Esa frase, esa Palabra de Dios, fue como flecha al corazón: una palabra de esperanza cierta, pero también de amargura profética. La muerte, el aborto, la muerte del hombre, la cultura de la muerte, será aniquilada por fin. La vida vencerá. Nuestro enemigo será aniquilado, sí, pero lo hará al final de los tiempos. Será una batalla paciente, progresiva. Pero decisiva. Hasta el final. Solo quedará un vencedor: la vida.

Este es el núcleo de la Solemnidad de hoy, Jesucristo Rey. El Rey que ha prometido reinar un día, transformar en Él todas las cosas, todo el Universo, toda la Historia…

Y para eso cuenta con su Cuerpo Militante. Y militantes éramos los miles de ciudadanos, cristianos la mayoría, aunque no todos los asistentes lo eran, pues muchas personas de bien están codo con codo a los laicos católicos en esta lucha, y algunos dándonos ejemplo de valentía y constancia.

10377429_10204302465095146_8085339665094756924_n

Ayer en plaza Colón de Madrid estábamos muchísimos. No se cuántos, pero muchos. Tantos como para hacer temblar los cimientos del Partido Popular, pues su continuidad en el poder peligra, visto lo de ayer.

Y esto de hacer temblar no es una hipébole, pues eso precisamente fue lo que sentí cuando la muchedumbre pasamos por la calle Génova a la altura de la sede del partido: nunca había oído tal abucheo, tal griterío. Voces de “Rajoy y Zapatero, los dos aborteros”, “Un aborto más, un voto menos”, etc, .atronaron la calle. Ensordecedor. El descontento, la indignación, mejor dicho, la rabia ante un gobierno traidor, fue expresada claramente, con contundencia.

Yo fui a Madrid con un autobús de Cádiz, con diversas realidades, fletado por Derecho A Vivir Cádiz y Apostolado Seglar de Jerez, y todos nos sentíamos familia, con un objetivo común: hacer desaparecer el aborto de España.

Un niño de meses, un abuelo de más de ochenta, que va a todo lo que haya en defensa de la vida, matrimonios, personas sueltas, jóvenes, niños. Una diversidad bellísima, como lo es la vida.

Y ese, precisamente, es el Pueblo de la Vida. Y pueblo que empieza a tomarse en serio esta cuestión mollar de nuestro tiempo. A pesar de los discursos (véase el incisivo artículo de Javier Esparza:  ), a pesar de nuestras posibles diferencias.

Ese pueblo de la vida empieza a estar harto de contemporizaciones, de bajarse los pantalones al tiempo que se sacuden los bolsillos. Harto de neoabortistas y vientres bien alimentados a costa de repetir órdenes dadas. Neoabortistas de nuevo cuño.

Una experiencia fabulosa, pero que habrá que cuidar y alimentar. Estar dispuestos a trabajar día a día, a jugarse el prestigio, a no parar hasta conseguir que haya aborto cero en nuestro mundo.

Para eso, hoy se abre una nueva convocatoria: Sevilla. Día de la Constitución. 6 de diciembre. #YoRompoConRajoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s